Ejercicios de yoga para abdomen y cintura
Ejercicios

Ejercicios de yoga para abdomen y cintura

Ananda Surya
Ananda Surya

Yoga para un vientre plano en 7 días

Hay que trabajar duro para fortalecer el tronco y conseguir un vientre plano. No existe una solución mágica para conseguir unos abdominales de vientre plano, pero si incorporas más ejercicios abdominales y yoga a tu rutina, podrás esculpir tu sección media.

El yoga es un tipo de ejercicio único, ya que necesitas el tronco para sostenerte en cada postura. Durante una clase típica de yoga, trabajarás el tronco mientras te concentras en la respiración y el equilibrio. El yoga no sólo aumenta la fuerza del tronco, sino que también mejora la flexibilidad, favorece la recuperación y reduce el estrés y la ansiedad.

Recuerdo cuando empecé a tener dolor de espalda. Fue medio año después de dejar de entrenar con tanta frecuencia. En mi adolescencia y principios de los veinte, hacía ejercicio hasta siete horas al día. Luego, una vez que reduje a una hora y media cada pocos días, empezó a dolerme la espalda.

Suena contradictorio. ¿Por qué no me dolía la espalda cuando hacía ejercicio muy a menudo? Bueno, había dejado de hacer ejercicios para el tronco, pero seguía intentando hacer ejercicio al mismo nivel que antes.

¿Puede el yoga reducir la cintura?

El yoga se asocia desde hace tiempo a una pérdida de peso lenta pero eficaz. El yoga combinado con una dieta equilibrada puede ayudarle a alcanzar sus objetivos de conseguir una cintura pequeña. No sólo ayuda a reducir los centímetros, sino que también impulsa el metabolismo de tu cuerpo y fortalece tu núcleo para eliminar esa grasa rebelde.

¿Puede el yoga aplanar el vientre?

Practicar yoga con regularidad elimina la flacidez de la región abdominal, quema calorías, flexibiliza los músculos abdominales, relaja la mente y el cuerpo y mejora el metabolismo general. La clave para conseguir un vientre más plano y un físico bien tonificado es combinar el yoga con una dieta equilibrada y buenos hábitos de sueño y alimentación.

Yoga para la grasa abdominal

Entre quienes no practican yoga con regularidad, parece existir la idea preconcebida de que el yoga es un ejercicio fácil que se realiza únicamente para relajarse, pero nunca para sudar. Y aunque algunas formas de yoga requieren menos esfuerzo físico -como las posturas faciales o el yoga de la risa-, otras, como las clases de estilo Vinyasa o Ashtanga, son más rigurosas y ejercitan músculos que no sabías que existían. De hecho, uno de los beneficios del yoga es que es tan diverso como práctica, y entre todos los diferentes estilos y posturas, realmente se puede encontrar un entrenamiento para adaptarse a casi todos los estados de ánimo y objetivos. Una forma de abordar los entrenamientos basados en el yoga es crear una secuencia que se dirija a una determinada región del cuerpo, como las piernas, los brazos o el tronco. Aunque el fortalecimiento de todo el cuerpo es importante para la salud y la forma física en general, los entrenamientos centrados en una zona determinada permiten obtener beneficios más específicos y pueden corregir desequilibrios musculares en las zonas más débiles.

Tanto si te estás iniciando en el yoga como si eres un devoto de las clases de Vinyasa, incorporar posturas de yoga que se centren y fortalezcan los abdominales y el tronco será beneficioso para tu práctica de yoga y tu forma física general. Tener un núcleo fuerte no sólo puede ayudar a mejorar su postura y la salud de la columna vertebral, sino que también le permitirá ser capaz de pasar a poses de equilibrio más difíciles como la postura del cuervo, guerrero II, y la postura del árbol.

15 posturas de yoga para un vientre plano

No existe una única fórmula para conseguir un vientre plano. Y puesto que pocas personas disfrutan realmente con los ejercicios tradicionales de abdominales, la mejor forma de esculpir un vientre sexy es incorporar más trabajo del tronco a los entrenamientos que ya conoces y te gustan.

El yoga no sólo ayuda a mejorar la flexibilidad y aliviar el estrés (lo que, según los estudios, ayuda a reducir la grasa abdominal), sino que su práctica también puede trabajar los músculos abdominales de una forma mucho más funcional y eficaz que cualquier cantidad de abdominales. Sigue leyendo para descubrir las 11 mejores posturas para esculpir tus abdominales mientras encuentras la paz interior.

Carga el peso sobre la pierna izquierda. Lleva la rodilla derecha hacia el pecho, agarra el tobillo y presiona la planta del pie derecho sobre el muslo izquierdo. Si te tambaleas, mantén la mano en el tobillo mientras lo presionas contra el muslo. Si encuentras el equilibrio con facilidad, presiona con las palmas de las manos juntas delante del pecho. Aprieta los abdominales contra la columna vertebral, asegurándote de que puedes seguir respirando con facilidad. Busca un punto focal y centra la mirada mientras mantienes la postura durante 10 respiraciones largas y profundas. Repite con la otra pierna.

Yoga para vientre plano principiantes

Tiempo: 20 minutosEquipamiento: Bloque de yoga, esterillaBueno para: El tronco y los abdominalesInstrucciones: Para cada movimiento, realice tantas repeticiones como se indica y descanse 30 segundos. Repite cada movimiento hasta completar los 17. Alternativamente, incorpora estos movimientos a tu rutina habitual como final de entrenamiento o trabajo adicional de abdominales. Este entrenamiento de abdominales ha sido creado por CorePower Yoga.

Cómo hacerlo Siéntate en el suelo con las rodillas dobladas y abiertas hacia los lados, en posición de mariposa. Levante la cabeza y los hombros y contraiga la caja torácica hacia la pelvis. Haga una pausa y vuelva lentamente a la posición inicial.

Cómo: Túmbese boca arriba y levante las piernas en posición de tabla, con las rodillas dobladas y las piernas a 90 grados. Levante la cabeza y los hombros y contraiga la caja torácica hacia la pelvis. Haga una pausa y vuelva lentamente a la posición inicial.

Cómo: Siéntese erguido, apoyado en la rabadilla, con las rodillas flexionadas y los dedos de los pies apuntando hacia el suelo. Lleve los brazos flexionados hacia delante y apoye los codos en las rodillas, con las palmas hacia arriba. Utilizando la fuerza y el control del tronco, gira el cuerpo hacia atrás hasta que los hombros toquen el suelo. Mantén los brazos en la misma posición todo el tiempo. Vuelve a la posición inicial. Eso es una repetición.

Siguiente artículo

Ejercicios de yoga para desinflamar el colon