Yoga para hernia discal cervical
Yoga

Yoga para hernia discal cervical

Ananda Surya
Ananda Surya

Ejercicios para la hernia discal cervical

En este artículo, nuestro equipo médico repasa algunas de las actividades que debes evitar si tienes una hernia discal cervical. Tome nota de esta información para prevenir dolores innecesarios y evitar que su dolencia empeore.

Una hernia discal puede desarrollarse en cualquier parte de la columna vertebral. La mayoría se producen en la zona lumbar, pero también en la columna cervical. La hernia discal cervical se produce cuando el anillo fibroso exterior del disco vertebral se rompe y parte del material blando interior es expulsado y presiona un nervio cervical.

Las hernias discales se producen como consecuencia del envejecimiento o del deterioro natural, pero también pueden ocurrir en personas jóvenes como resultado de una lesión, de recibir un golpe violento o de ejercer algún tipo de tensión excesiva sobre la columna vertebral.

Los síntomas de una hernia discal cervical dependerán mucho de su localización en el cuello y del nervio afectado. Lo más frecuente es que los efectos se noten principalmente en un lado del cuerpo con síntomas como los siguientes:

Le ofrecemos la siguiente información con el recordatorio de que siempre consulte primero con su médico si los ejercicios son apropiados para usted o no. El cuerpo de cada persona es diferente y cada patología también lo es, así que no empiece un programa de ejercicios sin consultar antes con un especialista.

Pilates para la hernia discal cervical

Permítanos asegurarle que esto no es cierto. La hernia discal se puede curar a través de nuestras antiguas terapias de Ayurveda y Yoga. En este artículo en particular, nos centraremos en cómo el Yoga puede ayudarle a curarse de una hernia discal.

El yoga hace hincapié en el mantenimiento de una postura correcta, el estiramiento y la respiración. La práctica de ciertas asanas y posturas fortalece los músculos centrales de la columna vertebral y los ligamentos que la mantienen unida. Se cree firmemente que la práctica constante ayudará a revertir el abultamiento de la columna vertebral, ayudándole así a llevar una vida sin dolor.

Una vez que te sientas extremadamente cómodo con las 3 asanas anteriores, y sólo entonces, se recomienda pasar a practicar asanas ligeramente progresivas que requieren un mayor grado de fuerza en la espalda y el cuello.

Además de las asanas, también se recomienda practicar pranayama con regularidad para aumentar el nivel pránico y aportar flexibilidad a todo el cuerpo. El flujo adecuado de prana dentro del cuerpo ayuda al organismo a curarse en su totalidad.

Yoga para la hernia discal

Cuando me preguntan: «¿Qué posturas puedo hacer para el dolor de espalda?». siempre hago una pausa y me rasco la cabeza. A menos que sepa lo que está pasando, no es sencillo para mí decir lo que será mejor. Siempre me resulta más útil trabajar con alguien de forma individual. Pero hay ciertas posturas que parecen ayudar a la gente a encontrar alivio. Las posturas en esta ilustración son generalmente útiles para las personas con lesión de disco lumbar. Incluso si nunca has hecho yoga, puedes probar estas posturas de forma consciente. Ten en cuenta que lo más importante es que reduzcas la velocidad, sientas y percibas. Puede que necesites pequeños ajustes y variaciones de estas posturas y te animo encarecidamente a que escuches a tu cuerpo. Como siempre, lo mejor es que consultes con tu médico o fisioterapeuta para que te oriente sobre lo que puedes y no puedes hacer. La información que comparto NO es para diagnosticar o tratar.

Yoga para la degeneración discal cervical

A juzgar por las quejas de mis clientes de fisioterapia, la tensión crónica en el cuello es una epidemia moderna en Estados Unidos. Incluso las consecuencias más benignas -el doloroso calambre en el cuello, el sordo dolor de cabeza que irradia desde la parte posterior del cráneo- pueden ser muy molestas. Las más graves, como los nervios pinzados, la artritis y los discos dañados, pueden ser debilitantes.

Afortunadamente, el yoga puede hacer maravillas con los problemas de cuello y, al mismo tiempo, enseñar hábitos posturales más seguros y saludables. Pero algunas de las posturas que pueden ayudarte, como Sirsasana (parada de cabeza) y Sarvangasana (parada de hombros), también pueden ser perjudiciales si se realizan incorrectamente. Es importante abordarlas con conocimiento de la alineación correcta.

Echemos un vistazo a los músculos de la nuca. ¿Por qué causan tantos problemas y cómo podemos utilizar el yoga para ayudarles a funcionar mejor? Los principales músculos de la nuca son los elevadores de la escápula, que se extienden desde las vértebras cervicales (cuello) hasta la parte interna superior de cada escápula (omóplato). Encima de los elevadores y también insertándose en los omóplatos están los músculos trapecios superiores, que se originan en la base del cráneo y las vértebras cervicales. Juntos, estos músculos elevan la escápula e inclinan el cuello hacia atrás. Los músculos elevadores y trapecios también ayudan a girar la cabeza y a inclinar lateralmente el cuello.

Siguiente artículo

Donde se creo el yoga