El yoga es budista o hinduista
Yoga

El yoga es budista o hinduista

Ananda Surya
Ananda Surya

Bhakti yoga

Personalmente creo que la razon de esto (no hablar de Dios) es porque Buda es como decir «Antes de hablar de Dios, necesitas estar listo y estable y encontrarte a ti mismo» o mejor «no necesitas hablar de Dios, tienes que encontrarlo y el camino mas corto y seguro esta dentro de ti».

En el budismo Dios es irrelevante. Su existencia o no existencia no afecta al sufrimiento que un ser experimenta aquí. El sufrimiento es el problema causado por el deseo y el apego. Siendo la mente el lugar donde se experimenta el sufrimiento, tanto el budismo como el hinduismo dan la solución de controlar la mente a través de la meditación para librarse del sufrimiento y de las aflicciones mentales.

El yoga no es más que un proceso de cese de las actividades mentales (yogaḥ citta-vṛtti nirodha – patnjali yoga sutra 1.2). Sólo cuando la mente está activa y pensando surge cualquier sentimiento de alegría o sufrimiento. Así que a través del yoga y la meditación se consigue el objetivo de calmar y aquietar la mente. Aunque el yoga fue desarrollado y predicado por sabios védicos (hindúes) como Patanjali, al ser sólo un proceso físico también lo practican los budistas, igual que usamos coches u ordenadores desarrollados por científicos de otra religión.

Karma yoga

El hinduismo contiene en su seno seis grandes escuelas de pensamiento, o darshana: Samkhya, Yoga, Nyaya, Vaisheshika, Mimamsa y Vedanta. El hilo conductor entre estas seis darshanas es que se inspiran en los Vedas y otros conceptos hindúes. Por ello, la filosofía hindú suele describirse como védica o de tradición védica. Los hindúes suelen referirse al hinduismo como Sanatana Dharma, o la Verdad Eterna.

También une a los darshanas el concepto de pluralismo, la creencia de que existen múltiples caminos para alcanzar moksha (iluminación o liberación) o la unidad con Dios y liberarse del ciclo de nacimiento y muerte. En el pensamiento hindú, el Ser Supremo o lo Divino es inherente a todo lo que existe. Y cualquier persona, independientemente de su raza, religión, orientación sexual o género, tiene la capacidad de alcanzar la moksha. Ninguna persona nace salvada o condenada, sino que se gana el fruto de sus acciones, palabras y pensamientos, o karma, y avanza espiritualmente actuando de acuerdo con el dharma, o rectitud.

En su sentido más amplio, yoga, de la palabra raíz «yuj» en sánscrito, significa unir. La mayoría de los textos hindúes hablan del yoga como una práctica para controlar los sentidos y, en última instancia, la mente. El más famoso es el Bhagavad Gita (que data de los siglos VI-III a.C.), en el que Krishna habla de cuatro tipos de yoga -bhakti, o devoción; jnana, o conocimiento; karma, o acción; y dhyana, o concentración (a menudo denominado raja yoga, aunque no todas las fuentes coinciden en el término)- como caminos para alcanzar moksha, el objetivo último según la concepción hindú.

Budismo y yoga

Hace poco escribí un artículo para una revista de yoga en el que utilicé inadvertidamente un término budista para describir lo que yo creía que era un concepto yóguico. El editor me lo señaló (y me dijo que no podíamos utilizar la palabra o el concepto en el artículo). Al principio, me sentí un poco avergonzado: ¿Cómo había podido confundir mis tradiciones? Pero también me hizo pensar en la frecuencia con la que los términos budistas se cuelan en las aulas de yoga hoy en día, y en lo mucho que nuestro camino del yoga se ha visto influido por el budismo.

Tanto el yoga como el budismo se desarrollaron en la India y tienen mucho en común. Ambos utilizan prácticas contemplativas como forma de estar presente y reducir el sufrimiento, y ofrecen la meditación como herramienta principal para cultivar la conciencia. Y los Budas que vemos en las bellas estatuas de los templos incluso se sientan en padmasana (postura del loto). El budismo, por supuesto, se considera una de las principales religiones del mundo, mientras que el yoga se considera una disciplina espiritual y no una religión (aunque muchos suelen relacionarlo con el hinduismo). Las tradiciones tienen muchos atributos diferentes, eso es cierto. Pero, a pesar de ello, se han ido fusionando aquí en Estados Unidos.

Yoga e hinduismo

Los debates sobre estas cuestiones han sido noticia últimamente. Algunos hindúes estadounidenses han argumentado que el yoga estadounidense no es lo suficientemente hindú, que los hindúes deberían «Recuperar el yoga» (el rótulo de una campaña de la Hindu American Foundation). Otros estadounidenses están de acuerdo en que los hindúes deberían recuperar el yoga, pero porque el yoga es demasiado hindú: R. Albert Mohler Jr., presidente del Seminario Teológico Bautista del Sur, aconseja a los cristianos que abandonen el yoga si valoran sus almas (cristianas), pues «el yoga, como práctica espiritual, va directamente en contra de los consejos espirituales de la Biblia». El problema no debería ser noticia de última hora; una parodia de 2003, «Yoga: una religión para adictos al sexo», presentaba a un ministro cristiano al que se le preguntaba: «¿Deberían los cristianos practicar yoga?». Él respondía: «¿Vamos a tener que volver a sacar el tema del yoga? Creía que nuestro plan de estudios de la escuela dominical incluía lecciones sobre los males de todo lo oriental, ¡incluido el Yoga!».

Pero las cuestiones implicadas no son triviales. ¿Es el yoga, de hecho, «una práctica espiritual»? Más concretamente, ¿es una práctica espiritual hindú? La palabra «yoga» significaba originalmente «yugo» de caballos a carros o de animales de tiro a arados o carretas (las palabras sánscrita e inglesa son afines). Aunque muchos practicantes de yoga, sobre todo hindúes pero no sólo, insisten en que su práctica se remonta a los Upanishads (c. 600 a.C.) y a Patanjali (c. 200 d.C.), la palabra «yoga» en estos textos designa una praxis espiritual de meditación unida al control de la respiración, «uniendo» los sentidos para controlar el espíritu, y luego «uniendo» la mente para obtener la inmortalidad.

Siguiente artículo

Imagenes de personas haciendo yoga