Posicion del gato yoga
Posturas

Posicion del gato yoga

Ananda Surya
Ananda Surya

Postura Sukhasana

Es raro encontrarse con la Postura del Gato, o Marjaryasana, en una clase de yoga sin que también te indiquen la Postura de la Vaca, o Bitilasana. Juntas, estas posturas articulan la columna vertebral y empiezan a calentar el cuerpo antes de pedirle que haga nada más.

Es una postura tan común que puede ser fácil caer en el piloto automático y practicarla sin pensar o apresurarse a través de ella en su camino a lo que sigue. Ve más despacio. Permítete experimentarla. Mientras estés en esta postura, concéntrate en meter el coxis, redondear la columna y liberar el cuello, dice la profesora de yoga Nicola Jane Hobbs, autora de Yoga Gym y Thrive Through Yoga.

Tómate un momento (o más) para encontrar la quietud en tu cuerpo y en tu respiración. Tal vez ignore la indicación de los profesores y simplemente permanezca aquí durante varias respiraciones. Ríndete por completo al estiramiento. Esa quietud, conciencia y respiración pueden sentar las bases para el resto de la práctica.

Beneficios: La postura del gato estira las muñecas, los hombros y la columna vertebral y te prepara para movimientos posteriores. El ritmo lento que se crea al pasar de la postura del gato a la de la vaca, sincronizando la respiración y el cuerpo, estimula la respuesta de relajación (sistema nervioso parasimpático) y desactiva la respuesta de estrés (sistema nervioso simpático). Cuando se practica con atención plena, la postura también mejora la conciencia corporal.

¿Cuándo debo hacer la Postura del Gato?

Un gran flujo cuando tu cuerpo necesita un descanso. Cat-Cow, o Chakravakasana, es una postura de yoga que se dice que mejora la postura y el equilibrio – ideal para aquellos con dolor de espalda. Los beneficios de este movimiento de respiración sincronizada también te ayudarán a relajarte y a aliviar parte del estrés del día. Duración: Haz todas las que puedas en 1 minuto.

¿Cuáles son los beneficios de la postura del gato camello?

El estiramiento Cat Camel es una buena y suave movilización de la columna vertebral y trabaja el estiramiento y el fortalecimiento de los músculos centrales. Puede ayudar con el dolor de espalda baja o media y sólo debe realizarse hasta que se tolere.

Postura del niño yoga

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

El Estiramiento del Gato y la Vaca (Chakravakasana) es un esencial del yoga y por una buena razón. Consiste en mover la columna vertebral desde una posición redondeada (flexión) a una arqueada (extensión). Cada movimiento se realiza junto con una inhalación o exhalación de la respiración, lo que lo convierte en un vinyasa sencillo (que une la respiración con el movimiento).

Flexionar y extender la columna puede ayudar a mejorar la circulación en los discos de la espalda. Es un movimiento básico, pero que puede ser enormemente beneficioso para sostener la espalda, aliviar el dolor y mantener una columna vertebral sana, sobre todo si pasas mucho tiempo sentado.

Cuando levantes la mirada al techo, hazlo con control y no estires demasiado el cuello. Cuando entres en Cat, deja que la cabeza baje de forma natural en lugar de forzarla. Además, asegúrate de mantener los hombros relajados y de no llevarlos hacia las orejas.

Postura de gato y vaca

Beneficios de Marjaryasana/Bitilasana: 5 razones por las que debes hacer la postura de yoga del gato/vaca todos los días La postura de yoga del gato/vaca o Marjaryasana/Bitilasana es una de las posturas que debes hacer en cada sesión de yoga. He aquí por qué.

Marjaryasana/Bitilasana o la postura del gato/la vaca es una fusión de dos estiramientos para estirar y calentar suavemente la columna vertebral. Esta postura sincronizada con la respiración es beneficiosa para el cuerpo y la mente. Esta sencilla postura potencia el cerebro y mejora la concentración, la coordinación y la estabilidad mental. La postura del gato y la vaca mejora la circulación sanguínea entre las vértebras de la columna y ayuda a aliviar el dolor de espalda y el estrés. También te tranquiliza. (LEA TAMBIÉN Las mejores posturas de yoga para un vientre plano: Practica estas 5 asanas de yoga para reducir la grasa del vientre).

Cómo hacer Marjaryasana/BitilasanaPostura del gato Colócate en posición de mesa (a cuatro patas) con las rodillas justo debajo de las caderas y las muñecas debajo de los hombros. Los dedos deben mirar hacia delante y los pies deben estar en el suelo, con los cordones de los pies en el suelo. Ahora, activa tu núcleo y ponte cómodo en esta posición con la columna vertebral en posición neutra. A continuación, adopte la postura de la vaca inhalando y empujando el vientre hacia el suelo. Levanta el cuello y los ojos hacia el techo. El coxis también debe estar hacia el techo.

Postura de niño

Empieza la postura del gato arrodillándote a cuatro patas con tu hijo, para que pueda copiar tus movimientos. Coloca las manos bajo los hombros y las rodillas bajo las caderas. Arquea lentamente la espalda hacia arriba, mirando entre los brazos, hacia la barriga. A continuación, mueve la barriga hacia abajo, haciéndola «larga», y levanta la cabeza para mirar hacia delante. Procura que ni tú ni tu hijo arqueéis demasiado la espalda.

Nota: Cuando hagas la postura del gato con tu bebé, déjate guiar siempre por él y procura no cansarle demasiado. No dejes de mirar la cara de tu bebé para comprobar que está contento y cómodo. No dejes de hablarle para tranquilizarle.

Con un bebé muy pequeño, que aún no controla bien la cabeza, simplemente colócalo cómodamente en un suelo blando (colchoneta, toalla, alfombra, moqueta) delante de ti y anímale a que te mire. Manteniendo un buen contacto visual, ponte a cuatro patas sobre el bebé, con las manos bajo los hombros y las rodillas bajo las caderas. Esta es la postura del gato. Si te sientes cómoda y no tienes problemas de espalda, mete la barbilla hacia el pecho y arquea suavemente la espalda hacia el techo. A continuación, mueve la barriga hacia abajo, haciéndola «larga», y levanta la cabeza para mirar hacia delante. Procura no arquear demasiado la espalda.

Siguiente artículo

Posturas de yoga en sanscrito y español