Posicion del arado yoga
Posturas

Posicion del arado yoga

Ananda Surya
Ananda Surya

Postura del arado rodillas a las orejas

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

¿Apuntalar o no apuntalar? Esa es la cuestión en la postura del arado (Halasana), al igual que en la postura del hombro. Cada profesor puede tener su propia opinión sobre si se debe utilizar una manta doblada bajo los hombros en esta postura. Los formados en yoga Iyengar son firmes defensores del accesorio. La idea es que el uso de la manta da más espacio al cuello para que no se comprima y permite una columna vertebral neutra.

La postura del arado estira los hombros, la espalda, el cuello, los isquiotibiales y las pantorrillas. Es una postura que estira los músculos paraespinales de la parte baja de la espalda, que a menudo no se trabajan en otras posturas, y puede ayudar a aliviar el dolor de espalda, aunque debe practicarse con precaución. En general, la postura del arado se considera relajante y calmante.

¿Para qué sirve la postura del arado?

Ayuda a prevenir y aliviar la tensión en el cuello, los hombros y la espalda. La postura también fortalece los hombros, los brazos y las piernas. La práctica de Halasana aumenta la flexibilidad, lo que mejora la movilidad muscular y articular ( 3 ). También flexibiliza la columna vertebral, lo que puede ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la postura.

¿Qué es un arado en yoga?

La Postura del Arado es una postura de yoga invertida que estira la columna vertebral y los hombros a la vez que rejuvenece el sistema nervioso. Como esta postura calma y relaja los nervios, el cerebro y el corazón, tradicionalmente se practica al final de la clase de yoga para preparar al practicante para la postura del cadáver (Savasana) y la meditación.

Variaciones de la postura del arado

La postura del arado en yoga es una de esas posturas que te doblan y te hacen parecer tan retorcido como un pretzel. Ofrece múltiples beneficios, como estirar la columna vertebral y calmar la mente, pero a menudo es evitada por los practicantes y algunos profesores debido a la presión que ejerce sobre la columna cervical y el cuello.

Saber un poco más sobre esta postura puede ayudarte a determinar si quieres incluirla en tu práctica. El factor determinante más importante es si es segura para ti. Después, sopesa los pros y los contras de la postura para decidir si quieres doblarte boca abajo.

Para los practicantes con glaucoma, una enfermedad ocular que afecta al nervio óptico, suelen desaconsejarse las inversiones como la postura de la cabeza, la postura de los hombros y la postura de la mano. Estas posturas aumentan aún más la ya demasiado intensa presión sobre el nervio óptico.

Un estudio publicado en PLoS One en diciembre de 2015 sugiere que Plow, junto con Downward Dog, Standing Forward Bend y Legs Up the Wall se añadan a la lista de posturas contraindicadas para quienes padecen glaucoma. La investigación demostró que la presión intraocular se eleva durante estas posturas, con el riesgo de complicaciones para un yogui con glaucoma.

Diario de yoga Postura piramidal

    1. Tumbado en el suelo con los brazos a los lados del cuerpo con las palmas hacia abajo, doblar las rodillas y patear y balancear las piernas hacia arriba y hacia atrás, llevando las rodillas dobladas hacia la frente y colocando las manos debajo de las caderas.
  1. Cuando los dedos de los pies toquen el suelo, puedes soltar los brazos en una de estas tres posiciones: a) a lo largo del suelo, con las palmas hacia abajo detrás de la espalda; b) entrelaza los dedos detrás de la espalda y aprieta suavemente los omóplatos entre sí; c) desliza los brazos por encima de la cabeza y agárrate a los dedos de los pies.

Variaciones: Hay tres posiciones de los brazos para esta postura: A) a lo largo del suelo, con las palmas hacia abajo detrás de la espalda; B) entrelaza los dedos detrás de la espalda y aprieta suavemente los omóplatos; C) desliza los brazos por encima de la cabeza y agárrate a los dedos de los pies.

Postura del arado para principiantes

Por MEGAN SENGER¿Alguna vez se ha preguntado por qué algunos ejercicios se consideran contraindicados por la comunidad de fitness, pero son habituales en el yoga? Piensa en movimientos como el arado del yoga, las flexiones profundas de rodilla o la flexión de cadera hacia delante sin apoyo. Durante mucho tiempo se han considerado controvertidos en el gimnasio, pero son habituales en el estudio de yoga.

Análisis de las asanasLos expertos -todos ellos titulados superiores, formadores de instructores de yoga y profesores de yoga- analizaron cinco asanas (posturas de yoga) comunes realizadas por participantes sanos y experimentados.

Cabe destacar que las posturas de yoga son estáticas (sin movimiento) y sostenidas (normalmente de tres a cinco ciclos de respiración). Sólo se utiliza el peso corporal como resistencia. Esto significa que cada perspectiva yóguica no es directamente aplicable a una repetición con peso similar en el gimnasio, y se debe tener precaución al comparar ambas.

La perspectiva yóguica: Contrariamente a lo que se suele pensar, si el arado se realiza correctamente las vértebras torácicas y cervicales no tocan el suelo, dice Steven Weiss, M.S., D.C., un quiropráctico de Sarasota, Florida, que da conferencias sobre la biomecánica del yoga a fisioterapeutas, quiroprácticos y otros profesionales de la salud y el fitness a través de AlignByDesignYoga.com.

Siguiente artículo

5 posturas de yoga para reducir el abdomen