Como hacer el cuervo en yoga
Asanas

Como hacer el cuervo en yoga

Ananda Surya
Ananda Surya

Yoga parado de manos

La primera vez que te pones en la postura del cuervo (también conocida como grulla) es especial para mucha gente, y sin duda lo fue para mí. Fue el primer equilibrio de brazos que logré en una clase de yoga, y nunca olvidaré esa sensación completamente capaz de ser fuerte y flexible a partes iguales. Por primera vez, en lugar de sentirme como una novata torpe, sentí que mi cuerpo era realmente capaz de hacer algunas de las cosas increíbles que había visto hacer a otros yoguis. El simple hecho de intentarlo y conseguirlo me dio la confianza para seguir haciéndolo. La confianza es a menudo la mitad de la batalla en el yoga y exactamente lo que necesitamos para superar muchos de nuestros obstáculos. Prueba estas tres modificaciones para cultivar una actitud positiva, infundir esperanza y motivarte para seguir practicando.

Para hacer la postura del cuervo de pie, ponte en cuclillas y coloca las manos planas sobre la esterilla, separadas a la altura de los hombros y con los dedos bien abiertos. Ahora, mantén las manos y los pies donde están, pero levanta las caderas hacia el cielo, dobla las rodillas y levanta los talones del suelo, de modo que sólo las puntas de los pies estén abajo. Presione suavemente las rodillas contra la parte posterior de los tríceps y comience a desplazar el peso hacia las puntas de los dedos, levantando un pie cada vez del suelo. Flexione los codos si es necesario para mantener el equilibrio. Utiliza el tronco para llevar el ombligo hacia la columna vertebral para estabilizarte y encontrar esa «elevación» en el centro del cuerpo que te permita enderezar los codos y aguantar. Asegúrate de llevar la mirada justo entre las manos para mantener el equilibrio.

Beneficios de la postura del cuervo

La postura del cuervo (Kakasana/Bakasana) suele ser el primer equilibrio de brazos que enseñamos en una clase de vinyasa. Aunque parece que requiere mucha fuerza en los brazos, la postura del cuervo es sobre todo un acto de equilibrio que te ayuda a sentirte cómodo estando boca abajo. Si has estado practicando la postura del cuervo por un tiempo y estás listo para subir de nivel en tu práctica, prueba nuestras variaciones avanzadas de la postura del cuervo para traer más desafío a una postura familiar.En este post aprenderás:El objetivo de esta guía es ayudarte a moverte en la postura del cuervo y las variaciones del cuervo con confianza y seguridad en ti mismo. Comencemos.

¿Cuál es la diferencia entre la postura del cuervo y la de la grulla? Es posible que hayas oído a los instructores referirse a las posturas del cuervo y de la grulla indistintamente, pero aunque parezcan similares, en realidad son diferentes en la práctica. Por eso tienen nombres diferentes en sánscrito. En la postura del cuervo los brazos están doblados, mientras que en la de la grulla están estirados. Ambas posturas requieren flexibilidad y equilibrio, pero la postura de la grulla requiere mucha más fuerza en la parte superior del cuerpo. Se considera la postura más avanzada de las dos, así que practica la del cuervo antes de probar la de la grulla. Nota: Aunque a menudo nos referimos a las posturas del cuervo y de la grulla como Bakasana, en sánscrito la postura del cuervo (con los brazos flexionados) es en realidad Kakasana.Similitudes entre Kakasana y Bakasana:Diferencias entre Kakasana y Bakasana:

Cómo hacer la parada de cabeza

Los artículos de Verywell Fit son revisados por profesionales de la nutrición y el ejercicio. Los revisores confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

La Postura del Cuervo es a menudo el primer equilibrio de brazos que abordan los estudiantes de yoga. Aunque parece que todo se trata de la fuerza del brazo, las claves son en realidad aprender dónde está tu centro de gravedad y cómo distribuir tu peso para que puedas equilibrarte.

Dominar el cuervo aumenta tu confianza en el yoga y abre la puerta a muchas más posturas que implican el equilibrio de los brazos. También puede mejorar tu conciencia de dónde está tu cuerpo en el espacio (llamada propiocepción) y mejorar tu control corporal.

De lo contrario, estarás colocando demasiado peso en la parte exterior de las muñecas, lo que puede provocar lesiones. Para evitarlo, aprieta las puntas de los dedos contra el suelo y asegúrate de que los codos están por encima de las muñecas.

Las rodillas deben apoyarse en los brazos tanto como sea posible, sin dejar que las piernas descansen sobre los brazos. Asegúrate de que utilizas los músculos centrales para mantener las piernas en alto y no te apoyas únicamente en las caderas.

Postura de cuervo lateral

En la postura del cuervo, todo está al revés. Mantenerse en equilibrio sobre las manos con los pies en el aire puede parecer inestable y complejo, pero no es tan difícil como parece. Aquí te mostramos lo que se necesita para lograr esta postura de yoga avanzada, desde las posturas preparatorias que te ayudarán a mantener el equilibrio sobre los brazos hasta los errores comunes que querrás evitar.

La postura del cuervo, o Bakasana en sánscrito, o postura de la grulla como también se la conoce, es un ejercicio que requiere que equilibres el peso de tu cuerpo sobre los brazos. Para ello, dobla ligeramente los brazos y lleva las rodillas lo más alto que puedas hasta las axilas, hasta que los pies queden flotando en el aire. Tus nalgas deben estar en el punto más alto.

Bakasana no es tan difícil como muchas otras posturas de brazos, pero definitivamente tampoco es fácil. Además de tener brazos fuertes, también es importante tener un núcleo fuerte para mantener el equilibrio boca abajo. Ser capaz de realizar una chaturanga completa (que es básicamente una flexión de yoga) te ayudará a desarrollar la fuerza necesaria para lograr esta postura.

Siguiente artículo

Que es mejor el yoga o el pilates