Taller Sekhmet la Diosa Leona octubre 2016

cartel_sekhmet_oct_2016

Sekhmet, es la palabra femenina para “poder”, es decir significa “la poderosa”, idea expresada por su cabeza leonina. Y es por este aspecto como más se la conoce, siendo su faceta peligrosa y destructiva la más relevante. Sin embargo, como en casi todos los aspectos del Antiguo Egipto, estamos ante una personalidad polifacética, pues Sekhmet también posee un lado protector y sanador.

En este taller trabajamos con energía femenina y acompañados de diversos instrumentos ancestrales realizamos meditaciones y practicas espirituales  para purificar los cuerpos energéticos y los chacras finalizado con la iniciación de la Diosa Sekhmet y un concierto de cuencos tibetanos.

La duración aproximada es unas 3 horas.

Coste del Taller 30 €

Impartido por Antonio Muñoz

https://armoniadelsonido.wordpress.com/

Para reservar plaza o pedir información, contactar con Antonio Muñoz en el móvil:

649 350147

o en el correo: armoniadelsonido@gmail.com

Sekhmet

Nombre egipcio: Sejmet

Nombre griego: Sacmis

Flor: Amapola

Incienso: Hierbabuena

Color: Rojo

Piedra: Jaspe rojo

Representa: La fuerza y el poder

   Símbolos: Mujer con cabeza de leona, en ocasiones portando el disco solar con la cobra sagrada

Historia

Sekhmet diosa egipcia, su nombre significa “La poderosa”, “La terrible”, por su carácter violento, fue el símbolo de la fuerza y el poder. Era considerada la diosa de la guerra y de la venganza. Considerada la diosa protectora de los faraones y se decía los guiaba en las guerras protegiéndolos con flechas de fuego. Su imagen custodiaba el carro del faraón y su ejército en la batalla. Algunos creen que la esfinge cerca de las pirámides de Giza es una representación de esta diosa, cuya función sería proteger a los faraones en su camino al otro mundo.

Se dice Sekhmet que es la personificación del destructivo y feroz calor de los rayos del sol. Uno de sus nombres es Nesert, que significa la llama, en el que personifica el elemento destructor.

Fue representada como una leona, o con cuerpo de mujer y cabeza de leona, aunque con melena, generalmente coronada con el disco solar, el Uraeus (serpiente protectora), y portando el Anj o Ankh y una flor de papiro o loto, y con flechas. También como mujer con cabeza de cocodrilo, o como el ojo udyat.

Era hija del dios Ra. Su esposo era Ptah y su hijo, Nefertum. Su ira era temible pero, si se conseguía apaciguarla, otorgaba a sus adoradores el dominio sobre sus enemigos y el vigor y la energía para vencer la debilidad y la enfermedad.

En algunos casos fue considerada aliada y protectora de Ra, dado que daba muerte a quienes osaran enfrentarse o atacar a la monarquía divina o terrenal. Su centro principal de veneración era Menfis.

En varios textos estaba relacionada con la diosa Bastet, siendo Sekhmet la forma encolerizada de Bastet, que se transforma en gata cuando se apacigua como leona.

Fue conocida también como la “Señora del oeste”, la “Dama de las montañas de poniente”, “La que frena la oscuridad” en su aspecto funerario.

Su carácter colérico motivó que se la identificara con epidemias y plagas. A ella apelaban los médicos para devolver la salud a los enfermos, llegando a convertirse en patrona de los mismos. Cuando los cirujanos operaban, era común que fueran acompañados por sacerdotisas de la diosa que recitaban plegarias mientras transcurría la operación. Era llamada “Experta en magia”, como sanadora.

La “Diosa del amor”, pues provocaba pasiones. La “Soberana del desierto”, “Señora de los oasis”, “Señora de la acacia”.

Fue venerada como “Señora del Asheru”, en el templo de Mut, en Karnak. También en Luxor, Menfis, Letópolis y la región del Delta. En algunos templos se le ofrecía sangre de animales sacrificados con el fin de evitar su cólera. Para conmemorar la salvación de la humanidad se celebraban, en su honor, fiestas de la embriaguez.

Se la llamaba también la “Diosa Escarlata” por su sed de sangre en las batallas. Fue considerada la “diosa de la menstruación”.

Sekhmet, la diosa egipcia con cabeza de leona representa la mujer ardiente y apasionada.

Palabras Clave de la Diosa

Ira y Furia.

Afirmaciones de la Diosa

“La ira forma parte de mi poder como mujer”.

“Aprendo a transformar mi ira para ser escuchada”.

“Aprendo a transformar mi ira y me fortalece y me llena de energía”.

“Hago de la ira mi aliada”.

“No renuncio a mi ira aprendo a transformarla”.

Taller Sekhmet la Diosa Leona septiembre 2016

cartel_sekhmet_sept_2016

Sekhmet, es la palabra femenina para “poder”, es decir significa “la poderosa”, idea expresada por su cabeza leonina. Y es por este aspecto como más se la conoce, siendo su faceta peligrosa y destructiva la más relevante. Sin embargo, como en casi todos los aspectos del Antiguo Egipto, estamos ante una personalidad polifacética, pues Sekhmet también posee un lado protector y sanador.

En este taller trabajamos con energía femenina y acompañados de diversos instrumentos ancestrales realizamos meditaciones y practicas espirituales  para purificar los cuerpos energéticos y los chacras finalizado con la iniciación de la Diosa Sekhmet y un concierto de cuencos tibetanos.

La duración aproximada es unas 3 horas.

Coste del Taller 30 €

Impartido por Antonio Muñoz

https://armoniadelsonido.wordpress.com/

Para reservar plaza o pedir información, contactar con Antonio Muñoz en el móvil:

649 350147

o en el correo: armoniadelsonido@gmail.com

Sekhmet

Nombre egipcio: Sejmet

Nombre griego: Sacmis

Flor: Amapola

Incienso: Hierbabuena

Color: Rojo

Piedra: Jaspe rojo

Representa: La fuerza y el poder

   Símbolos: Mujer con cabeza de leona, en ocasiones portando el disco solar con la cobra sagrada

Historia

Sekhmet diosa egipcia, su nombre significa “La poderosa”, “La terrible”, por su carácter violento, fue el símbolo de la fuerza y el poder. Era considerada la diosa de la guerra y de la venganza. Considerada la diosa protectora de los faraones y se decía los guiaba en las guerras protegiéndolos con flechas de fuego. Su imagen custodiaba el carro del faraón y su ejército en la batalla. Algunos creen que la esfinge cerca de las pirámides de Giza es una representación de esta diosa, cuya función sería proteger a los faraones en su camino al otro mundo.

Se dice Sekhmet que es la personificación del destructivo y feroz calor de los rayos del sol. Uno de sus nombres es Nesert, que significa la llama, en el que personifica el elemento destructor.

Fue representada como una leona, o con cuerpo de mujer y cabeza de leona, aunque con melena, generalmente coronada con el disco solar, el Uraeus (serpiente protectora), y portando el Anj o Ankh y una flor de papiro o loto, y con flechas. También como mujer con cabeza de cocodrilo, o como el ojo udyat.

Era hija del dios Ra. Su esposo era Ptah y su hijo, Nefertum. Su ira era temible pero, si se conseguía apaciguarla, otorgaba a sus adoradores el dominio sobre sus enemigos y el vigor y la energía para vencer la debilidad y la enfermedad.

En algunos casos fue considerada aliada y protectora de Ra, dado que daba muerte a quienes osaran enfrentarse o atacar a la monarquía divina o terrenal. Su centro principal de veneración era Menfis.

En varios textos estaba relacionada con la diosa Bastet, siendo Sekhmet la forma encolerizada de Bastet, que se transforma en gata cuando se apacigua como leona.

Fue conocida también como la “Señora del oeste”, la “Dama de las montañas de poniente”, “La que frena la oscuridad” en su aspecto funerario.

Su carácter colérico motivó que se la identificara con epidemias y plagas. A ella apelaban los médicos para devolver la salud a los enfermos, llegando a convertirse en patrona de los mismos. Cuando los cirujanos operaban, era común que fueran acompañados por sacerdotisas de la diosa que recitaban plegarias mientras transcurría la operación. Era llamada “Experta en magia”, como sanadora.

La “Diosa del amor”, pues provocaba pasiones. La “Soberana del desierto”, “Señora de los oasis”, “Señora de la acacia”.

Fue venerada como “Señora del Asheru”, en el templo de Mut, en Karnak. También en Luxor, Menfis, Letópolis y la región del Delta. En algunos templos se le ofrecía sangre de animales sacrificados con el fin de evitar su cólera. Para conmemorar la salvación de la humanidad se celebraban, en su honor, fiestas de la embriaguez.

Se la llamaba también la “Diosa Escarlata” por su sed de sangre en las batallas. Fue considerada la “diosa de la menstruación”.

Sekhmet, la diosa egipcia con cabeza de leona representa la mujer ardiente y apasionada.

Palabras Clave de la Diosa

Ira y Furia.

Afirmaciones de la Diosa

“La ira forma parte de mi poder como mujer”.

“Aprendo a transformar mi ira para ser escuchada”.

“Aprendo a transformar mi ira y me fortalece y me llena de energía”.

“Hago de la ira mi aliada”.

“No renuncio a mi ira aprendo a transformarla”.

Taller María Magdalena junio 2016

taller_maria_magdalena_junio_2016

El poder de la alquimia de la magia sexual

taller_maria_magdalena1

Taller orientado a introducirnos en la magia de Isis y algunas de las prácticas que utilizaban los iniciados en el antiguo Egipto.

  • El canal central
  • Polaridad masculina-femenina
  • Practica de las dos serpientes
  • Ejercicios activación de Kundalini
  • Iniciación de Isis

taller_maria_magdalena2

Alquimia Interior o magia sexual:

Es una implosión de las energías sexuales que al girar hacia el interior se liberan. Cuando esto sucede, el practicante entra en éxtasis espiritual – es una sensación maravillosa e indescriptible- esto ayuda a energizar y construir nuestros cuerpos ‘ka’.

El cuerpo ‘ka’ es el cuerpo magnético que rodea el cuerpo físico. Estos cuerpos son los encargados de dar vida a nuestro cuerpo físico…. Al energetizar el ‘ka’ ayudamos al ‘ba’, también conocido como el alma.

Esto es el verdadero significado del Cáliz, el Santo Grial,  Lily y Rose, la tierra de leche y miel, la Tierra prometida y la Vida Eterna….

En todas las religiones encontramos una Deidad masculina y una Deidad femenina describiendo metafóricamente esta unión.

En Egipto vemos a ISIS y a OSIRIS, en Fenicia a Hércules y Dagon, en Grecia a Apolo y a Diana, en Ática a Plutón y Perséfone. Entre los griegos ya se habla francamente del Phalo y del Útero;  es el Limgam y el Yoni de los Misterios de Eleusis.

Hombre y mujer forman una polaridad completa positivo – negativa dentro Magia-Sexual.

Impartido por Antonio Muñoz,

Musicoterapeuta,  Maestro de Christ Energy , Reiki, Magnified Healing.

https://armoniadelsonido.wordpress.com/

Taller Sekhmet la Diosa Leona junio 2016

cartel_sekhmet_junio_2016

Sekhmet, es la palabra femenina para “poder”, es decir significa “la poderosa”, idea expresada por su cabeza leonina. Y es por este aspecto como más se la conoce, siendo su faceta peligrosa y destructiva la más relevante. Sin embargo, como en casi todos los aspectos del Antiguo Egipto, estamos ante una personalidad polifacética, pues Sekhmet también posee un lado protector y sanador.

En este taller trabajamos con energía femenina y acompañados de diversos instrumentos ancestrales realizamos meditaciones y practicas espirituales  para purificar los cuerpos energéticos y los chacras finalizado con la iniciación de la Diosa Sekhmet y un concierto de cuencos tibetanos.

La duración aproximada es unas 3 horas.

Coste del Taller 30 €

Impartido por Antonio Muñoz

https://armoniadelsonido.wordpress.com/

Sekhmet

Nombre egipcio: Sejmet

Nombre griego: Sacmis

Flor: Amapola

Incienso: Hierbabuena

Color: Rojo

Piedra: Jaspe rojo

Representa: La fuerza y el poder

   Símbolos: Mujer con cabeza de leona, en ocasiones portando el disco solar con la cobra sagrada

Historia

Sekhmet diosa egipcia, su nombre significa “La poderosa”, “La terrible”, por su carácter violento, fue el símbolo de la fuerza y el poder. Era considerada la diosa de la guerra y de la venganza. Considerada la diosa protectora de los faraones y se decía los guiaba en las guerras protegiéndolos con flechas de fuego. Su imagen custodiaba el carro del faraón y su ejército en la batalla. Algunos creen que la esfinge cerca de las pirámides de Giza es una representación de esta diosa, cuya función sería proteger a los faraones en su camino al otro mundo.

Se dice Sekhmet que es la personificación del destructivo y feroz calor de los rayos del sol. Uno de sus nombres es Nesert, que significa la llama, en el que personifica el elemento destructor.

Fue representada como una leona, o con cuerpo de mujer y cabeza de leona, aunque con melena, generalmente coronada con el disco solar, el Uraeus (serpiente protectora), y portando el Anj o Ankh y una flor de papiro o loto, y con flechas. También como mujer con cabeza de cocodrilo, o como el ojo udyat.

Era hija del dios Ra. Su esposo era Ptah y su hijo, Nefertum. Su ira era temible pero, si se conseguía apaciguarla, otorgaba a sus adoradores el dominio sobre sus enemigos y el vigor y la energía para vencer la debilidad y la enfermedad.

En algunos casos fue considerada aliada y protectora de Ra, dado que daba muerte a quienes osaran enfrentarse o atacar a la monarquía divina o terrenal. Su centro principal de veneración era Menfis.

En varios textos estaba relacionada con la diosa Bastet, siendo Sekhmet la forma encolerizada de Bastet, que se transforma en gata cuando se apacigua como leona.

Fue conocida también como la “Señora del oeste”, la “Dama de las montañas de poniente”, “La que frena la oscuridad” en su aspecto funerario.

Su carácter colérico motivó que se la identificara con epidemias y plagas. A ella apelaban los médicos para devolver la salud a los enfermos, llegando a convertirse en patrona de los mismos. Cuando los cirujanos operaban, era común que fueran acompañados por sacerdotisas de la diosa que recitaban plegarias mientras transcurría la operación. Era llamada “Experta en magia”, como sanadora.

La “Diosa del amor”, pues provocaba pasiones. La “Soberana del desierto”, “Señora de los oasis”, “Señora de la acacia”.

Fue venerada como “Señora del Asheru”, en el templo de Mut, en Karnak. También en Luxor, Menfis, Letópolis y la región del Delta. En algunos templos se le ofrecía sangre de animales sacrificados con el fin de evitar su cólera. Para conmemorar la salvación de la humanidad se celebraban, en su honor, fiestas de la embriaguez.

Se la llamaba también la “Diosa Escarlata” por su sed de sangre en las batallas. Fue considerada la “diosa de la menstruación”.

Sekhmet, la diosa egipcia con cabeza de leona representa la mujer ardiente y apasionada.

Palabras Clave de la Diosa

Ira y Furia.

Afirmaciones de la Diosa

“La ira forma parte de mi poder como mujer”.

“Aprendo a transformar mi ira para ser escuchada”.

“Aprendo a transformar mi ira y me fortalece y me llena de energía”.

“Hago de la ira mi aliada”.

“No renuncio a mi ira aprendo a transformarla”.

Taller Sekhmet la Diosa Leona abril 2016

cartel_sekhmet_abril_2016

Sekhmet, es la palabra femenina para “poder”, es decir significa “la poderosa”, idea expresada por su cabeza leonina. Y es por este aspecto como más se la conoce, siendo su faceta peligrosa y destructiva la más relevante. Sin embargo, como en casi todos los aspectos del Antiguo Egipto, estamos ante una personalidad polifacética, pues Sekhmet también posee un lado protector y sanador.

En este taller trabajamos con energía femenina y acompañados de diversos instrumentos ancestrales realizamos meditaciones y practicas espirituales  para purificar los cuerpos energéticos y los chacras finalizado con la iniciación de la Diosa Sekhmet y un concierto de cuencos tibetanos.

La duración aproximada es unas 3 horas.

Coste del Taller 30 €

Impartido por Antonio Muñoz

https://armoniadelsonido.wordpress.com/

Sekhmet

Nombre egipcio: Sejmet

Nombre griego: Sacmis

Flor: Amapola

Incienso: Hierbabuena

Color: Rojo

Piedra: Jaspe rojo

Representa: La fuerza y el poder

    Símbolos: Mujer con cabeza de leona, en ocasiones        portando el disco solar con la cobra sagrada

Historia

Sekhmet diosa egipcia, su nombre significa “La poderosa”, “La terrible”, por su carácter violento, fue el símbolo de la fuerza y el poder. Era considerada la diosa de la guerra y de la venganza. Considerada la diosa protectora de los faraones y se decía los guiaba en las guerras protegiéndolos con flechas de fuego. Su imagen custodiaba el carro del faraón y su ejército en la batalla. Algunos creen que la esfinge cerca de las pirámides de Giza es una representación de esta diosa, cuya función sería proteger a los faraones en su camino al otro mundo.

Se dice Sekhmet que es la personificación del destructivo y feroz calor de los rayos del sol. Uno de sus nombres es Nesert, que significa la llama, en el que personifica el elemento destructor.

Fue representada como una leona, o con cuerpo de mujer y cabeza de leona, aunque con melena, generalmente coronada con el disco solar, el Uraeus (serpiente protectora), y portando el Anj o Ankh y una flor de papiro o loto, y con flechas. También como mujer con cabeza de cocodrilo, o como el ojo udyat.

Era hija del dios Ra. Su esposo era Ptah y su hijo, Nefertum. Su ira era temible pero, si se conseguía apaciguarla, otorgaba a sus adoradores el dominio sobre sus enemigos y el vigor y la energía para vencer la debilidad y la enfermedad.

En algunos casos fue considerada aliada y protectora de Ra, dado que daba muerte a quienes osaran enfrentarse o atacar a la monarquía divina o terrenal. Su centro principal de veneración era Menfis.

En varios textos estaba relacionada con la diosa Bastet, siendo Sekhmet la forma encolerizada de Bastet, que se transforma en gata cuando se apacigua como leona.

Fue conocida también como la “Señora del oeste”, la “Dama de las montañas de poniente”, “La que frena la oscuridad” en su aspecto funerario.

Su carácter colérico motivó que se la identificara con epidemias y plagas. A ella apelaban los médicos para devolver la salud a los enfermos, llegando a convertirse en patrona de los mismos. Cuando los cirujanos operaban, era común que fueran acompañados por sacerdotisas de la diosa que recitaban plegarias mientras transcurría la operación. Era llamada “Experta en magia”, como sanadora.

La “Diosa del amor”, pues provocaba pasiones. La “Soberana del desierto”, “Señora de los oasis”, “Señora de la acacia”.

Fue venerada como “Señora del Asheru”, en el templo de Mut, en Karnak. También en Luxor, Menfis, Letópolis y la región del Delta. En algunos templos se le ofrecía sangre de animales sacrificados con el fin de evitar su cólera. Para conmemorar la salvación de la humanidad se celebraban, en su honor, fiestas de la embriaguez.

Se la llamaba también la “Diosa Escarlata” por su sed de sangre en las batallas. Fue considerada la “diosa de la menstruación”.

Sekhmet, la diosa egipcia con cabeza de leona representa la mujer ardiente y apasionada.

Palabras Clave de la Diosa

Ira y Furia.

Afirmaciones de la Diosa

“La ira forma parte de mi poder como mujer”.

“Aprendo a transformar mi ira para ser escuchada”.

“Aprendo a transformar mi ira y me fortalece y me llena de energía”.

“Hago de la ira mi aliada”.

“No renuncio a mi ira aprendo a transformarla”.

Taller Sekhmet – la Diosa Leona

cartel_sekhmet_feb_2016

Sekhmet, es la palabra femenina para “poder”, es decir significa “la poderosa”, idea expresada por su cabeza leonina. Y es por este aspecto como más se la conoce, siendo su faceta peligrosa y destructiva la más relevante. Sin embargo, como en casi todos los aspectos del Antiguo Egipto, estamos ante una personalidad polifacética, pues Sekhmet también posee un lado protector y sanador.

En este taller trabajamos con energía femenina y acompañados de diversos instrumentos ancestrales realizamos meditaciones y practicas espirituales  para purificar los cuerpos energéticos y los chacras finalizado con la iniciación de la Diosa Sekhmet y un concierto de cuencos tibetanos.

La duración aproximada es unas 3 horas.

Coste del Taller 30 €

Impartido por Antonio Muñoz

https://armoniadelsonido.wordpress.com/

Sekhmet

 

 

 

 

 

 

 

Nombre egipcio: Sejmet

Nombre griego: Sacmis

Flor: Amapola

Incienso: Hierbabuena

Color: Rojo

Piedra: Jaspe rojo

Representa: La fuerza y el poder

Símbolos: Mujer con cabeza de leona, en ocasiones portando el disco solar con la cobra sagrada

Historia

Sekhmet diosa egipcia, su nombre significa “La poderosa”, “La terrible”, por su carácter violento, fue el símbolo de la fuerza y el poder. Era considerada la diosa de la guerra y de la venganza. Considerada la diosa protectora de los faraones y se decía los guiaba en las guerras protegiéndolos con flechas de fuego. Su imagen custodiaba el carro del faraón y su ejército en la batalla. Algunos creen que la esfinge cerca de las pirámides de Giza es una representación de esta diosa, cuya función sería proteger a los faraones en su camino al otro mundo.

Se dice Sekhmet que es la personificación del destructivo y feroz calor de los rayos del sol. Uno de sus nombres es Nesert, que significa la llama, en el que personifica el elemento destructor.

Fue representada como una leona, o con cuerpo de mujer y cabeza de leona, aunque con melena, generalmente coronada con el disco solar, el Uraeus (serpiente protectora), y portando el Anj o Ankh y una flor de papiro o loto, y con flechas. También como mujer con cabeza de cocodrilo, o como el ojo udyat.

Era hija del dios Ra. Su esposo era Ptah y su hijo, Nefertum. Su ira era temible pero, si se conseguía apaciguarla, otorgaba a sus adoradores el dominio sobre sus enemigos y el vigor y la energía para vencer la debilidad y la enfermedad.

En algunos casos fue considerada aliada y protectora de Ra, dado que daba muerte a quienes osaran enfrentarse o atacar a la monarquía divina o terrenal. Su centro principal de veneración era Menfis.

En varios textos estaba relacionada con la diosa Bastet, siendo Sekhmet la forma encolerizada de Bastet, que se transforma en gata cuando se apacigua como leona.

Fue conocida también como la “Señora del oeste”, la “Dama de las montañas de poniente”, “La que frena la oscuridad” en su aspecto funerario.

Su carácter colérico motivó que se la identificara con epidemias y plagas. A ella apelaban los médicos para devolver la salud a los enfermos, llegando a convertirse en patrona de los mismos. Cuando los cirujanos operaban, era común que fueran acompañados por sacerdotisas de la diosa que recitaban plegarias mientras transcurría la operación. Era llamada “Experta en magia”, como sanadora.

La “Diosa del amor”, pues provocaba pasiones. La “Soberana del desierto”, “Señora de los oasis”, “Señora de la acacia”.

Fue venerada como “Señora del Asheru”, en el templo de Mut, en Karnak. También en Luxor, Menfis, Letópolis y la región del Delta. En algunos templos se le ofrecía sangre de animales sacrificados con el fin de evitar su cólera. Para conmemorar la salvación de la humanidad se celebraban, en su honor, fiestas de la embriaguez.

Se la llamaba también la “Diosa Escarlata” por su sed de sangre en las batallas. Fue considerada la “diosa de la menstruación”.

Sekhmet, la diosa egipcia con cabeza de leona representa la mujer ardiente y apasionada.

Palabras Clave de la Diosa

Ira y Furia.

Afirmaciones de la Diosa

“La ira forma parte de mi poder como mujer”.

“Aprendo a transformar mi ira para ser escuchada”.

“Aprendo a transformar mi ira y me fortalece y me llena de energía”.

“Hago de la ira mi aliada”.

“No renuncio a mi ira aprendo a transformarla”.

Circulo de sonido enero 2016

cartel_circulo_sonido_enero_2016

¿En qué nos puede ayudar la terapia con cuencos tibetanos?

El médium Edgar Cayce predijo que el sonido sería la medicina del futuro y esto ya está ocurriendo.

  • Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.
  • Los cuencos tibetanos son instrumentos de curación, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental o psicológico, emocional y espiritualmente.
  • Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.
  • Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos tibetanos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.
  • Existe un espacio de paz en nuestro interior y los cuencos tibetanos nos ayudan a entrar en él, nos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.
  • A nivel físico se utilizan en la curación de cualquier enfermedad; para recargar nuestro sistema energético, para aliviar el sufrimiento y el dolor (incluye el dolor emocional), para eliminar inflamaciones, para estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio, hiperactividad.
  • Hace que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis; calma la mente y con ello el cuerpo y tiene efectos emocionales que influyen en los neuro-transmisores y los neuro-péptidos, que a su vez ayudarán a regular el sistema inmunitario, el sanador que llevamos dentro.

Para saber más sobre el Círculo de Sonido puedes consultar este fichero:

circulo_sonido.pdf

Para saber más sobre Antonio Muñoz puedes consultar este fichero:

Antonio_presentacion.pdf