Poco a poco iremos notando beneficios:

  • Fortalecimiento de nuestro cuerpo a todos los niveles: muscular, oseo, articular.
  • Equilibrio del sistema nervioso: reducción de estrés, insomnio, ansiedad así como la regulación de resto de sistemas que conforman nuestro organismo: digestivo, circulatorio, linfático…
  • Aquietamiento progresivo de nuestra mente, yendo hacia un “despertar” con amabilidad, con cariño, con autocuidados, de forma autocompasiva.
  • Autoconocimiento, pudiendo aceptarnos, querernos y entrar en conexión con nuestra aspiración fundamental: ¿quién soy? ¿qué quiero? ¿hacia dónde voy?

Cada día disfrutarás de todo lo que hagamos en las prácticas, te irás muy consciente y agradecid@ de haberte tomado ese tiempo para ti, del aprendizaje que cada día te llevarás y que te va a ayudar en el manejo de la vida cotidiana. Podrás ver como todos los beneficios que cada día obtienes repercuten en todas las personas de tu cotidiano y, como, a través de ti ellos también se estarán beneficiando.