Ángeles en Puertas y Caminos.

Ángeles en Puertas y Caminos

Caminaba, sin rumbo aparente.

Nada parecía tener sentido.

¿La vida sería como le habían dicho de niña?

Intuía que no, sabía que no.

Si bien pareciera que el camino fuera externo,

ella se dio cuenta que éste era tan sólo el reflejo.

Un reflejo de su amplio mapa interno.

Una vez descubierto esto,

comenzó a leer el mapa, a interpretar las señales.

Paso a paso fue descubriendo y recorriendo caminos.

Cada uno le lleva más hacia ella, a ese conocerse profundo,

que hacía inevitable y gozoso el sentirse Unida a Todo.

Se dio cuenta de que los diferentes caminos

y puertas que en ellos se iba encontrando,

eran aperturas a un vacío que

tan solo podía contener infinitas posibilidades.

Ángeles en Puertas y Caminos.

La niña, la mujer adulta, se supo profundamente acompañada.

Y continuó caminando, atravesando puertas y maravillándose de los infinitos y bellos campos que la esperaban tras ellas.

Olga García Alba.

Desde tu Corazón Percibe todo cuanto acontece a tu alrededor.

Tu Corazón Siempre te indicará el Camino.

El Amor es un Camino de Ida y Vuelta.

El Amor siempre es la Salida,.

El Amor está presente en cada Paso del Camino.

Allí donde ponemos nuestra atención allí va nuestra Energía.

Ante cualquier situación, frente a cada aparente obstáculo, en cada paso tenemos la opción de detenernos un instante, llevar una de nuestras manos al pecho, sobre nuestro corazón, tomar una respiración consciente y profunda y dejarnos sentir. Este el modo en que estaremos escuchando a nuestro corazón.

Es nuestro conector con el Ser, con la Esencia que somos dentro del cuerpo humano que habitamos. A través de él estamos conectados al campo infinito de todas las posibilidades. 

Al conectar con nuestro corazón lo hacemos con el Amor (aceptación, ecuanimidad, alegría, claridad, confianza, acción consciente…) Así, como por arte de magia, todo se desvela y recibimos una claridad serena que no procede de la mente analítica, sino de esa conexión con el campo cuántico de infinitas posibilidades.

Si escuchamos a nuestro corazón sabremos que “es por ahí” y nos daremos cuenta, cada día más, paso a paso, que esa conexión nos acompaña continuamente, que somos esa Esenica, que desde el Corazón-Amor podemos percibir todo cuanto acontece a nuestro alrededor y, esa percepción, es muy diferente a lo que nos cuenta nuestra mente.

El Corazón-Amor estará siempre presente en cada paso del camino y siempre nos indicará y acompañará en el siguiente paso.

No te creas nada, pruébalo, experimenta, date esta oportunidad de ver como tu Vida se transforma en Magia.

https://padmeyogaymas.es/este-mes/transforma-plenamente-tu-vida-desde-tu-corazon/blob:https://video.wordpress.com/f15436f8-8812-43bd-8250-48d56e7f905a 

Namaste

POR AHÍ NO ES – POR AHÍ SI ES

(Imagen de Pixabai)

POR AHI NO ES …POR AHI SI ES

La opción siempre es Amar…todo cuanto acontece y a todos.

Ante cualquier situación tenemos la posibilidad de elegir, ¿Desde donde la estoy mirando? ¿Desde donde quiero mirarla?

Agravios, fracasos, comparaciones vienen siempre del mismo lugar, ese pequeño yo, ese ego, que siempre busca la separación. No una separación  sólo en el plano físico sino entre los corazones, nuestra esencia.

Cada día la vida me va enseñando amablemente y, a veces no tanto pero necesario para que me pueda dar cuenta, que todo cuanto nos separe-divida, nada tiene que ver con el Amor…POR AHI NO ES.

Ante situaciones que definimos como desagradables lo primero que suele activarse es una reacción a través de secuencias de pensamientos, emociones y , a veces, acciones de respuesta. Esa parte nuestra es el ego, con toda su historia y sus heridas. Suele venir acompañada de enfado, juicio, culpa, deuda, fracaso y un largo etc.

Cuando me doy cuenta de esto, ya no me dejo arrastras y tengo la opción de preguntarme ¿Cómo puedo ver esta situación desde el Amor que soy, que todos en esencia somos? Al hacerme esta pregunta, en mí se activa una profunda comprensión de la situación que se está dando, un gran respeto y tolerancia sin negarme yo ni lo que esté ocurriendo. 

Esto nada tiene que ver con el buenismo sino al contrario. Tiene que ver con darme cuenta, con no negar nada y desde ahí llevar a cabo una acción consciente, muy diferente a las reacciones del ego. Esta acción es desde la serenidad, clara, carente de juicio alguno ni enfado. Se siente paz, un respeto profundo y todo la capacidad necesaria para llevarla a cabo.

Esta mirada me lleva a ver al otro como un ser igual a mi en Esencia y a su parte humana en un proceso evolutivo que es el perfecto para el en este momento. Me refleja lo que no está sanado en mí y de eso es de lo único que he de ocuparme. Ver al otro desde ahí es un acto de amor porque no hay una separación de corazones, esa esencia en inmutable y totalmente independiente de las acciones que ese ser humano esté llevando a cabo, de los acontecimientos que se estén dando. Y esto es aplicable a todas las situaciones: personales, familiares, sociales, planetarias…

 No estoy hablando de buenismo porque ese acto de amor, a veces, tiene que concretarse en acciones que llevan a límites claros y con vehemencia.  

Y desde ese límite estamos amándonos y amando al otro o a la situación que nos haya puesto en brete. Aunque los caminos se separen, aunque esto signifique que personas se alejen, que tengamos que hacer cambios en situaciones de vida: trabajos que ya no nos permiten expresarnos desde la Esencia, matrimonios o parejas que ya han terminado su ciclo, familia que deja de serlo en el sentido auténtico, etc.

Discernir es fundamental para darnos cuenta de lo que viene del ego y lo que corresponde a nuestro corazón, a esa Esencia. 

Y un indicador claro es que podemos mirar con amor a esas personas, a esas situaciones de vida. Ahí no hay enfado, ni fracaso, ningún juicio. 

Observando mi camino y sabiendo del de otras personas que siguen lo que su corazón les guía y, a la vez, con un compromiso permanente de trabajarse todo lo que no viene del corazón; hoy quiero compartiros la certeza de que toda accion-decision que tomemos desde ahí, desde nuestro corazón, será la acertada porque es una decisión desde el Amor. Desde ahí estamos amándonos y amandolo todo ya todos.

El Amor es la fuerza más poderosa del Universo y, para mí, el único camino para ser libres, felices, auténticos…y así compartirnos en nuestras vidas aquí y ahora.

¿Cómo puedo Amarme en esta situación? ¿Cómo puedo Amar esta situación, a estas personas…?

POR AHI SI ES.

Que todo cuanto salga de ti!

Que todo cuanto llegue a tu vida!

Sea por Amor y para el Amor!

Feliz inicio de semana!

Feliz Vida!

Namaste

VUELVE A TU HOGAR. Gratitud-Compromiso-Confianza.

La confianza ha de ser absoluta y sin requisitos, previa a cualquier condición.

          Nos resulta fácil confiar “en nosotros mismos y en la Vida” cuando decimos que “todo va bien”. Al expresar esto, nos estamos refiriendo a que todo va como nosotros queremos: economía, salud, relaciones, etc.

          ¿Y cuántas veces nos hemos encontrado con que “todo va bien” y, sin embargo, no nos sentimos bien? Sentimos como que nos faltase algo.

          Desde que el Ser Humano abandonó el sentido de la trascendencia, en aras de un supuesto bienestar “material-externo al sí mismo”, perdió, en parte y temporalmente, la conexión con su Esencia, con su Yo Real, quedándose relegado-encerrado en el pequeño yo, el yo personal.

          Utilizaré el término Yo Real para denominar nuestra parte Esencial-“trascendente”, que habita nuestro cuerpo humano “temporal”, en todas las partes que lo conforman: fisca, mental, emocional y energética o etérica. A esta otra parte la denominaré Yo personal o pequeño yo.

          Digo que el Ser Humano perdió “temporalmente” la conexión con su Yo Real-trascendente, porque llegan diferentes momentos en la vida de todo ser humano, en los que debido a circunstancias, normalmente relacionadas con sufrimiento por la pérdida de algo: trabajo, una relación, salud… se ve obligado a volver a ese espacio interno y trascendente, a ese Yo Real, donde todo es.

          Ese espacio interno, ese Yo Real, es nuestra Naturaleza Esencial, ni más ni menos que Luz-Amor, en todos y cada uno de Nosotros, sin excepción (ni raza, ni condición religiosa, ni acción que ese ser humano esté llevando a cabo,etc). La Esencia Es, antes, ahora y después de todo, más allá de cualquier circunstancia que se esté dando en nuestra vida en este momento. Las cualidades o diferentes expresiones de esa Esencia-Luz-Amor son: empatía, ecuanimidad, gratitud, no juicio, confianza, paz, alegría, vehemencia, unidad, libertad, felicidad sin más, etc.

          Desde esta ubicación, podemos afirmar que la confianza es, siempre previa a cualquier circunstancia externa, la confianza es una expresión-cualidad de nuestro Yo Real.

          Cuando estamos en esa presencia, en ese Yo Real, ubicados y viviendo aquí nuestra vida humana, desde ese Yo Real, nos damos cuenta de que la Confianza, la Paz, la Alegría, la Gratitud son Estados independientes  de cualquier circunstancia que como humanos estemos viviendo en este plano. Nos damos cuenta y experimentamos que hay un estado interno de paz que puede observar todas las circunstancias humanas que atravesamos, las cataloguemos como dolor, felicidad, etc. Nos damos cuenta de que formamos parte de algo mucho mayor que el ser humano que habitamos en esta existencia. Somos parte del todo, de todo y de todos. Desde ahí estamos conectados al Campo de Todas las Posibilidades.

          En términos de Energía, cuando mantenemos nuestra ubicación en el Yo Real, podemos decir que estamos  viviendo en la Materia desde la Energía. Ahí es donde estamos conectados a ese Campo de Todas las Posibilidades, donde todo fluye en orden y armonía reales. Es cuando decimos que la Vida nos acompaña y recibimos exactamente lo que necesitamos en cada momento que, muchas veces, nada  o poco tiene que ver, con lo que desde el Pequeño Yo, queremos.  Y, cuando esto se produce nos convertimos en un flujo, un flujo de Luz-Amor, y es lo que irradiamos y compartimos aquí y ahora, en nuestra vida humana, en nuestro día a día, en el mundo de la materia. Aquí hay ya una conciencia de Unidad y de Servicio-Entrega. Nuestra vida adquiere así todo el sentido y el significado.

          ¿Qué es lo contrario a la Luz-Amor? El Ego-Miedo, en sus múltiples manifestaciones: juicio, exigencia, culpa, individualismo, duda, vergüenza, tristeza, sumisión, sometimiento, etc.

          ¿Cuándo estamos en Ego-Miedo? Cuando creemos que somos ese Pequeño Yo, el personaje humano, sin más. Y creemos que, por ello, la alegría, la paz, la confianza, la libertad…vienen de fuera, de condiciones externas pertenecientes al mundo de la materia y normalmente de otros: de nuestra pareja, del jefe, del político que ha de resolver una situación,…. Olvidamos quienes somos. Dejamos todo nuestro poder fuera. Nos quedamos despojados de capacidad, totalmente a merced de los acontecimientos y personas  que forman parte de nuestra vida, sociedad, cultura, políticos, etc

          Cuando estamos ubicados en Ego-Miedo no podemos estar ubicados en Amor. Ahí perdemos la conexión trascendente con nuestro Yo Real, desconectados de lo que somos y por ello de nuestras cualidades y de todo ese campo de infinitas posibilidades. Es como si viviésemos en un sueño, como si estuviésemos dormidos.

          Escuchamos mucho que ya es momento de despertar.

          ¿Despertar a qué? Despertar a la Vida. Despertar a un autoconocimiento profundo en todas nuestras partes humanas: física, mental, emocional, energética. Despertar a  Amarnos desde ahí y a Amar. Despertar a elegir una ubicación en Amor y vivir desde ahí esta maravillosa experiencia humana-trascendente.  Sólo desde ahí podemos ser seres humanos auténticos, coherentes y libres.

Por lo que la opción, pase lo que pase a nivel “externo”, siempre siempre es confiar, comprometernos y agradecer. La única manera de hacerlo es eligiendo la ubicación en Amor porque es el único lugar desde donde estamos, más allá de lo material en este plano, conectados a la energía, a ese campo de todas las posibilidades donde somos libres y tenemos todas las cualidades para traer esa Luz y crear cada uno de nosotros y juntos un Nuevo Mundo.

¿Puedes imaginar una Tierra hermosa? ¿Una Tierra con una Naturaleza espléndida, llena de colores? ¿Una Tierra donde los humanos viviésemos en comunidades en armonía, en paz, en libertad? ¿Puedes imaginar una vida así?

¿Cómo te sientes?

Yo, siento y sé que es hacia donde nos dirigimos.

Te animo a que agradezcas todo, todo el tiempo, a que confíes sin requisitos, a que te comprometas en tu vida, desde esa Ubicación en Amor, desde ese Yo Real-Esencia que eres y que todos somos…y todo lo demás se dará por sí mismo, como el flujo natural de la Vida.

Nos complicamos mucho y es cierto que las circunstancias externas no nos lo ponen fácil, pero podemos ELEGIR donde nos ubicamos y sólo hay dos posibilidades: AMOR o MIEDO.

¿Soy Feliz y aporto amor a otros cuando estoy en miedo? Cuando estoy en Miedo ¿me siento tranquilo, seguro, inspirado? Cuando estoy en miedo ¿confío en mí, en mis posibilidades y en la vida? Cuando estoy en miedo ¿vivo alegre y puedo compartir mi alegría? Cuándo estoy en miedo ¿estoy aportando lo mejor de mí en la relación con mi familia, en el trabajo, etc?

TÚ PUEDES ELEGIR.

Si lo sientes, puedo acompañarte una parte de este camino de vida. Te dejo aquí una propuesta https://padmeyogaymas.es/este-mes/transforma-plenamente-tu-vida-desde-tu-corazon/  que constituye el inicio de un nuevo proyecto: “Familia de Vida”

En el espacio compartido contigo es donde me encuentro yo, para comprehender juntos, paso a paso, que realmente somos Uno”
(Olga García Alba)

Namaste

¡Feliz porque sí!

¡Feliz porque sí!

Estado Esencial de todo Ser: Luz- Amor, en todas sus manifestaciones: alegría, paz, compasión, ecuanimidad, vehemencia, gratitud…

Sentir el Amor que somos en cada paso, a cada instante. Y desde ahí compartir y compartirnos.

No se necesita nada más. Todo se vive intensamente, todo se aprecia, todo cobra sentido más allá de los velos de la apariencia.

Inspirando la Vida-Amor y exhalándola a través de cada poro de nuestra piel.

La rutina se transforma en un fluir inmutable, lúcido, alegre…la inspiración llega a raudales, la creatividad se da.

No se necesita nada. Se Es.  Desde aquí todo se da. Todo es. Y el desapego es su cualidad fundamental.

Decisión

Ubicación

Acción

Expansión

Tan sólo permite que ocurra

Tan solo permite que ocurra.

Somos Amor, en cuerpos humanos, animales, plantas, minerales.

La esclavitud del ser humano se da precisamente por la desconexión, el olvido de lo que es, la identificación con el mundo de la materia o el rechazo del mismo…que al final son diferentes posiciones del ego.

Imagínate un ser humano conectado! Solo puede ser libre para saberse ese amor y expresarlo aquí y ahora, cada uno a través de nuestros dones, compartiendo y compartiéndonos, permitiendo que fluya a través nuestro.

Al servicio.

Como humanos experimentamos todo ello en relación. A veces puede parecer que, por nosotros mismos no pudiésemos estar en esa conexión y fluir desde ahí. Sí que podemos más todo se potencia en la relación con los demás y, a su vez, es nuestra mayor fuente de aprendizaje, de expresión y de expansión en este plano.

La relación con nuestros hijos, el contacto íntimo con una pareja…íntimo de verdad, donde la energía, las Almas, ya han hecho el amor antes de que los cuerpos se abracen y se entreguen, donde al atravesar procesos el abrazo aún es más profundo, donde una mirada lo dice absolutamente todo…. Si estamos conectados desde nuestro corazón, todo ello nos inspira para la expresión del Amor que somos…de un modo sublime.

Imagínate sentir ese amor llenándote y fluyendo a través de ti en todo cuanto haces: en cada respiración, cuando caminas, cuando contemplas la Naturaleza, en tu trabajo, cuando juegas con tus hijos, cuando compartes intimidad con tu pareja en un acto tan profundo como un abrazo o simplemente tocar su mano…en cada acto cotidiano.

Imagínate compartir y compartirte así!!!   Para mí eso es traer el cielo a la Tierra.

¿Puedes sentirlo? ¿Si? Pues ahora, tan solo permite que ocurra.

La Vida Es

Namaste

¡Y tan fácil! Desde tu Corazón

El discernimiento como palabra clave frente a los diferentes sentimientos.

Todo pensamiento desencadena diferentes sentimientos. Si ocurre algo que “me gusta” me siento contento. Si ocurre algo que “me desagrada” me siento triste o enfadado. Nos lleva al apego a lo que nuestra mente califica como agradable y a la aversión-huida frente  a lo que nuestra mente califica como desagradable.

Nuestro bienestar depende de lo externo, que muchas veces poquito depende de nosotros, nada más allá de lo que podamos hacer, de aquello que responsablemente con nosotros y con los demás actuemos. Esto nos pasa. Y nos lleva a estados de una felicidad que se diluye en cuanto “perdemos” aquello que deseamos-tenemos y/o a frustración cuando no conseguimos lo que queremos. Y sabemos que aprendemos a través de las relaciones. ¡Imagínate desde dónde se dan las relaciones de amistad, familiares, laborales, de pareja…cuando estamos en una búsqueda externa! ¿Entrega desde la búsqueda de que lo externo nos de lo que aparentemente nos falta: reconocimiento, afecto, compañía, seguridad? ¿Con miedo de que esto no ocurra o de perder lo que creemos tenemos ya?

Luego están lo que yo llamo los anhelos del Alma. Y ahí seguimos en esta existencia tan interesante, en este juego de la vida. Los anhelos del Alma son , para mí, sentimientos que no proceden del pensamiento-mente, es algo mucho más profundo, que viene de dentro, algo que has sabido sin saber, desde siempre. Para mí, responden a acuerdos de nuestras Almas. Lo que hemos elegido traer a esta existencia como aprendizaje, como experiencia para esta vida. Se identifican porque son un sentir sin pensamiento, no sabemos ni de dónde vienen ni por qué. Lo sabemos y ya está. Aquí el juego se pone más interesante. Tan sólo hay que CONFIAR Y si somos coherentes iniciamos caminos de auténtica conexión, a todos los niveles, nuestra acción sale de nuestro corazón, de ese sentir profundo, intuición, certeza, nuestra verdad. Las relaciones implican encontrarnos con Almas afines para esa experiencia-aprendizaje.  Y el camino se transforma en disfrute-aprendizaje-gratitud. Ni apego ni huida. Sin miedo. Desapego. Alegría. Por lo menos en muchos momentos vamos vislumbrando y viviendo esa alegría interna, desde el desapego, desde una entrega auténtica a aquello que hacemos, a las personas con las que estamos, a la vida.

Y cuando se produce el encuentro de dos Almas Afines y estas se reconocen y comparten camino, todo se potencia y la experiencia se transforma en sublime.

Paralelamente, en  este juego de la vida, en el que nos embarcamos, está nuestra Esencia, que más allá del humano y del Alma, es puro Amor, Paz, Unidad, Alegría sin motivo… nuestra Naturaleza Esencial, aquella que no necesita ni anhela, que simplemente Es.

¿Y si somos conscientes y vivimos esta maravillosa existencia desde ahí, compartiendo y compartiéndonos desde ahí? ¿Agradeciendo todo el tiempo absolutamente todo? ¿Se transformarían nuestras relaciones? ¿Se transformaría sustancialmente el juego de la vida? ¿Sería lo que muchos llaman traer el Cielo a la Tierra? Sin perdernos, en Esencia, vivir desde ahí.

¿Oscilamos? Sí, claro, la mayoría de nosotros. Y vamos viviendo diferentes experiencias que, inevitablemente, nos conducen cada vez más a nosotros mismos. No me refiero como personas sino esencialmente. Y esto nos permite vivir cada día, más instantes desde esas presencia interna, desde la conexión con nuestro auténtico yo, desde el Amor que somos, en todas las áreas de nuestra vida.

Namaste