Cuando desaparezco me doy cuenta de que no hay ningún lugar al que llegar.

¿Qué puedo aportar hoy?

¿Qué pasos he de dar para llegar a esa pregunta?

Tan sólo uno: abandonar toda importancia personal, que como bien dice la palabra es una importancia de la persona-personaje, pequeño yo. Desaparecer.

Cuando desaparezco me doy cuenta de que no hay ningún lugar al que llegar. Cada paso en el camino es la meta misma. Y no hay separación alguna, por lo que cada paso que doy estoy caminando hacia mí, hacia ti, hacia cada Ser Humano. hacia cada animal, planta, mineral…hacia el planeta entero y por qué no decir que camino con todo el Universo o que todo el Universo o los múltiples Universos caminan conmigo.

Caminar, adentrarnos…desde nuestra Esencia, desde el Yo Real, esa ubicación que cuando se decide se experimenta como Amor en todas sus vertientes: serenidad, no juicio, compasión, verdad, acción consciente….

El Corazón-Amor estará siempre presente en cada paso del camino y siempre nos indicará y acompañará en el siguiente paso.

No te creas nada, pruébalo, experimenta, date esta oportunidad de ver como tu Vida se transforma en Magia.

Namaste.