Ángeles en Puertas y Caminos.

Ángeles en Puertas y Caminos

Caminaba, sin rumbo aparente.

Nada parecía tener sentido.

¿La vida sería como le habían dicho de niña?

Intuía que no, sabía que no.

Si bien pareciera que el camino fuera externo,

ella se dio cuenta que éste era tan sólo el reflejo.

Un reflejo de su amplio mapa interno.

Una vez descubierto esto,

comenzó a leer el mapa, a interpretar las señales.

Paso a paso fue descubriendo y recorriendo caminos.

Cada uno le lleva más hacia ella, a ese conocerse profundo,

que hacía inevitable y gozoso el sentirse Unida a Todo.

Se dio cuenta de que los diferentes caminos

y puertas que en ellos se iba encontrando,

eran aperturas a un vacío que

tan solo podía contener infinitas posibilidades.

Ángeles en Puertas y Caminos.

La niña, la mujer adulta, se supo profundamente acompañada.

Y continuó caminando, atravesando puertas y maravillándose de los infinitos y bellos campos que la esperaban tras ellas.

Olga García Alba.