Tan sólo permite que ocurra

Tan solo permite que ocurra.

Somos Amor, en cuerpos humanos, animales, plantas, minerales.

La esclavitud del ser humano se da precisamente por la desconexión, el olvido de lo que es, la identificación con el mundo de la materia o el rechazo del mismo…que al final son diferentes posiciones del ego.

Imagínate un ser humano conectado! Solo puede ser libre para saberse ese amor y expresarlo aquí y ahora, cada uno a través de nuestros dones, compartiendo y compartiéndonos, permitiendo que fluya a través nuestro.

Al servicio.

Como humanos experimentamos todo ello en relación. A veces puede parecer que, por nosotros mismos no pudiésemos estar en esa conexión y fluir desde ahí. Sí que podemos más todo se potencia en la relación con los demás y, a su vez, es nuestra mayor fuente de aprendizaje, de expresión y de expansión en este plano.

La relación con nuestros hijos, el contacto íntimo con una pareja…íntimo de verdad, donde la energía, las Almas, ya han hecho el amor antes de que los cuerpos se abracen y se entreguen, donde al atravesar procesos el abrazo aún es más profundo, donde una mirada lo dice absolutamente todo…. Si estamos conectados desde nuestro corazón, todo ello nos inspira para la expresión del Amor que somos…de un modo sublime.

Imagínate sentir ese amor llenándote y fluyendo a través de ti en todo cuanto haces: en cada respiración, cuando caminas, cuando contemplas la Naturaleza, en tu trabajo, cuando juegas con tus hijos, cuando compartes intimidad con tu pareja en un acto tan profundo como un abrazo o simplemente tocar su mano…en cada acto cotidiano.

Imagínate compartir y compartirte así!!!   Para mí eso es traer el cielo a la Tierra.

¿Puedes sentirlo? ¿Si? Pues ahora, tan solo permite que ocurra.

La Vida Es

Namaste