DE CORAZON A CORAZÓN

corazon_corazon

El AMOR, así con mayúsculas, el INCONDICIONAL. Esa capacidad-posibilidad que comienza por vernos a nosotros mismos con los ojos del corazón, por reconocernos con lo que consideramos defectos y lo que etiquetamos como virtudes. En nuestra totalidad: mente-cuerpo-esencia. Y, desde ahí, acompañarnos a nosotros mismos con lo que sea q ocurra en nuestro interior. Así nos podemos ir conociendo en profundidad, reconociendo, aceptando y amando cada rasgo descubierto. Podemos darnos cuenta de cómo esos rasgos, esos aspectos son parte de nuestra estructura de personalidad, fruto de creencias, de patrones heredados-aprendidos…filtros que no nos dejan ver la realidad. Ni la nuestra ni la de los demás.

Y la realidad es una realidad de AMOR INCONDICIONAL, donde nos conocemos a nosotros mismos, nos aceptamos en esa estructura que a veces nos limita, que a veces nos cierra a posibilidades con nosotros mismos y para con los demás. Y ahí, agradeciendo el milagro de darnos cuenta, nos dejamos Ser.

Y más allá, la realidad es PURO AMOR. Lo que tú eres como Ser Esencial es Amor. Lo que yo soy como Ser Esencial es Amor. Lo que aquel que calificamos como terrorista, como ser esencial, es amor.

¿Podemos relacionarnos desde ahí con nosotros mismos y con los demás? ¿Sin condiciones? ¿Sin expectativas? ¿Confiando en la vida desde nuestro sentir? ¿Podemos compartirnos desde ahí con el otro? Es un lugar donde yo, que Soy Complet@ puedo elegir compartirme contigo que eres igualmente Complet@.
Quizá podemos reconocer nuestra personalidad, la personalidad del otro, aceptarla y elegir relacionarnos desde el corazón, de Ser a Ser. Integrados, conscientes, amándonos, compartiendonos, porque, finalmente, de eso se trata ¿No? Podemos traer ese AMOR INCONDICIONAL al plano de la materia, dónde estamos en este momento, donde hemos elegido experimentar y experimentarnos como seres “individuales”, como hijos, como padres quizá, como parejas…
¿Podemos relacionarnos desde ahí con los animales, con las plantas, con este maravilloso planeta que nos acoge, que nos sustenta?
Quizá podemos también darnos cuenta de que somos la misma Esencia, de que en realidad ni siquiera hay separación.
El AMOR Es en todos, en Todo.

Podemos situarnos ahí, en ese amor, en el Ser Esencial que somos y que nos habla continuamente a través del sentir de nuestro corazón. Y podemos vivir desde ahí, sin filtros, de nuestro corazón al corazón del otro, al corazón del planeta y de todos los seres que lo habitamos.

Cómo humanos que somos habrá momentos, situaciones en las q nos demos cuenta de que estamos funcionando desde nuestra personalidad. Es perfecto. Forma parte de la dualidad humana y nos da una nueva posibilidad para reubicarnos en nuestro corazón.

Solamente pon tu intención y atención en volver ahí. Recuerda que la vida es este instante.

Namaste