Artículos de Águeda Burgos

Conectar con nuestro cuerpo y reconocer el poder que tenemos para mantenerlo en la condición que deseemos es más fácil de lo que imaginamos. No hemos aprendido a sentirlo, a reconocernos, a conocernos. El cuerpo nos parece algo separado de nuestra mente, de alguna manera, siendo el vehículo que habitamos para estar en este planeta, le adjudicamos una cualidad “externa” a nosotros y la mayoría de las veces lo reconocemos sólo cuando sentimos dolor y a veces cuando sentimos placer a través de él. Pero somos cuerpo, mente, espíritu y quién sabe cuantas cosas más, sin embargo el vehículo para vivir en este plano es nuestro maravilloso cuerpo.

Te propongo un ejercicio, junta tus manos y fíjate en cuál de ellas es la más pequeña, sube el brazo donde está la más pequeña y manteniéndolo arriba piensa: crece mano crece varias veces y vuélvelas a juntar, verás como te obedece. Imagina lo que puedes conseguir de tu maravilloso cuerpo y estás más atent@ a él, más en contacto, más en el aquí y el ahora de cómo lo sientes y qué sientes en él y prueba a decirle lo que quieres de él. Verás como si te mantienes presente en tu mensaje al cuerpo y lo conviertes en parte de tu día a día te irás sintiendo mejor y tu cuerpo se convertirá en ese amigo que quieres que te acompañe en tu día a día, a tu ritmo y en armonía con tus necesidades físicas.

Si consigues esa relación me encantaría recibir la historia de tu experiencia.

Águeda Burgos.