Yoga en las mañanas 2016

Yoga_mañanas_2016

La práctica de Yoga en un Caminar Consciente

Habitualmente identificamos el Yoga con una práctica física que realizan las personas que tienen algún problema con el estrés y diversos temas de salud relacionados con el: problemas digestivos, dolores articulares, de espalda, etc.

El Yoga puede constituir toda una filosofía de vida. En la práctica más conocida engloba toda una serie de posturas o asanas, diferentes técnicas de respiración o pranayamas, bandas o llaves energéticas, mudras, relajación, meditación.

En la sociedad actual, en la que vivimos, muchos de nosotros nos vemos arrastrados por unos ritmos de vida desenfrenados, que para nada respetan el equilibrio natural entre la actividad y el descanso. Estos ritmos nos llevan a una actividad, muchas veces, desenfrenada y consecuentemente a una desconexión con nosotros mismos, con nuestro sentir, con nuestras necesidades. Nos conducen una pérdida de la capacidad de Ser, quedándonos instalados, muchas veces, en el Hacer. Nuestro cuerpo tiene una gran resistencia y soporta esas exigencias durante largos periodos, hasta que la situación se hace insostenible y nos muestra (generalmente a través de diferentes síntomas psíquicos y/o físicos) que algo no anda bien, que necesitamos parar y volver a nosotros de algún modo.

El Yoga constituye una herramienta muy útil en esta sociedad, en estos momentos, para acompañarnos precisamente en el camino de reencuentro con nosotros mismos. Nos ayudará a escucharnos, a sentirnos a través del cuerpo, a través de la respiración consciente; acompañándonos en ese camino de vuelta. A medida que vamos retornando a casa va regresando el equilibrio a nuestro cuerpo, a nuestra mente. Y ya, desde aquí, desde este equilibrio, desde el recuperar la capacidad para estar en contacto conmigo y acompañarme de un modo consciente, salgo a la sociedad y puedo representar mi papel sin perder mi salud, sin perderme.

No importa el motivo por el cual quieras practicar Yoga. Si, de algún modo, tu intuición te indica que quizá quieres acercarte al Yoga, escúchate y ven a probar. A ver qué pasa. No tienes nada que perder. Al contrario. El único riesgo es que te encuentres a ti mism@ y, a partir de ahí, puedas acompañarte en la maravillosa aventura que es la Vida.

Namaste.