Talleres de encuentro interior: Desde el amor sin juicios febrero 2016

Desde_el_amor_sin_juicios_feb_2016

¿Te has preguntado alguna vez por qué la auto-crítica, el juicio y la descalificación son considerados algo bueno en nuestra sociedad?

Desde que nacemos iniciamos un recorrido por lo bueno y lo malo, lo interesante es que ambas valoraciones no están relacionadas específicamente con nosotros sino que son criterios generales de acuerdo social que se nos aplican. Muchas veces eso que aparentemente es bueno para los demás para nosotros resulta nefasto.

Por ejemplo, si yo soy una persona tímida a la que le cuesta hablar y toda la vida me han presionado para que salude, inicie conversaciones, etc… siempre voy a sentir que soy una persona defectuosa o mala por qué lo “correcto” es hacer lo que a mí me cuesta muchísimo hacer.

¿Te has dado cuenta lo mal que te sientes cada vez que te dices, soy un incapaz, irresponsable, tont@, etc… por qué no has hecho lo que otros quieren que hagas o piensan que te corresponde hacer?

Siguiendo con el ejemplo anterior, lo que va a ocurrir es que voy a castigarme constantemente por ello y probablemente, incluso antes de enfrentarme a una situación así, me diré lo incapaz que soy por sentir el nudo en el estómago sólo de pensar que tengo que enfrentarme a un montón de gente.

¿Cuántas veces al día te descubres aprobando lo que haces?

Esa timidez de la que hablamos antes, es sólo una de mis características. Si yo la aceptara y la viera como lo que es y buscara lo que a mi a nivel personal me aporta, no lo que me “quita”; entonces podré ver por ejemplo, que eso lo que me da es un espacio interno de reflexión, de cercanía conmigo o lo que sea. Poder ver las cualidades de un supuesto defecto como algo que forma parte de mi y que no es lo que parece, me abre la puerta a permitirme amar esa parte mía y parar de hacerme daño, y a la vez no dejar que otros me hagan daño porque soy como soy.

¿Te das cuenta de que usas más energía juzgándote que sintiendo que haces las cosas bien? 

La energía que antes dedicaba a preocuparme por mi timidez, a castigarme y defenderme del exterior es una energía que no seguiré desperdiciando en forma de estrés, cansancio, dolores físicos, etc… lo cual hará mi vida mucho mejor.

¿Qué tal si te permites conocer otras formas de verte, valorarte y amarte que hagan tu vida mucho más feliz y plena sintiendo que eres un regalo para este mundo?

Cuando te puedes ver desde otra perspectiva y sabes que tal como eres es perfecto y que con ello, con eso que te caracteriza viviéndolo de otra manera, puedes incluso amarte y amarlo, haciendo de tu vida un espacio relajado, tranquilo y feliz: todo cambia.

Es el amor por nosotros lo que nos transforma, la aceptación de lo que somos cambia nuestra vida, y le confiere un sentido y un espacio donde movernos resulta no sólo más fácil sino mejor.

Si quieres saber más sobre Águeda Burgos.